El error que puedes estar cometiendo al buscar clientes de coaching y conferencias

Vamos a llamar esto “la paradoja de la prospección”

Te la voy a explicar contándote una historia, mi propia historia.

Hace algunos años, como muchos coaches y conferencistas entré al mundo del desarrollo personal porque un amigo me invitó a un proceso transformacional de 3 niveles, esto fue cuando yo tenía 18 años.

Me metí hasta el cuello. Empecé a tomar cursos de coaching de forma compulsiva,

Pero me encantó, y a partir de ese momento mi vida cambió, comprendí que mi vocación era la de ayudar a las personas,

comprendí la función tan importante que tiene el coaching en el mundo,

comprendí que el lenguaje es clave,

y con el tiempo empecé a formarme. Aprendí poco a poco competencias y mejores prácticas…

hasta que llegó el momento en que dije: estoy listo. Ya puedo empezar a trabajar con mis propios clientes.

Y empecé a buscar clientes, aprovechando mis redes de contactos, buscando hacer nuevos contactos…

Conseguí algunos clientes con los que empecé a trabajar, pero al poco tiempo me di cuenta… de que para vivir con los estándares de abundancia (en todos los sentidos) que yo quería para mi vida, iba a tener que multiplicar muchas veces la cantidad de clientes que tenía y lo que les estaba cobrando.

Entonces encontré el mundo del marketing digital, y eso cambió todo para mi.

Me di cuenta de que podía tener clientes en todo el mundo solamente dominando las estrategias más actuales que los mejores coaches.

Me metí hasta el fondo en el apasionante mundo del marketing digital… y efectivamente, la cantidad de clientes que tenía empezó a subir…

pero me encontré con un nuevo obstáculo: aunque tenía más prospectos y más clientes que nunca… estos clientes eran tan diversos y estaban en situaciones tan diferentes…

y mis técnicas, mi experiencia y mi forma de hacer coaching era útil, pero solo hasta cierto nivel,

yo quería más. Quería llegar más profundo,

y fue en ese momento cuando me di cuenta de la importancia de especializarse en un tema.

Me di cuenta de que para VERDADERAMENTE profesionalizar mi carrera… tendría que renunciar a la mayor parte de los clientes para quedarme solamente con un pequeño porcentaje.

Hice algunos cambios…

Definí mi huella: “Yo ayudo a coaches y conferencistas del mercado de habla hispana a conseguir más y mejores clientes…”

Esta es la paradoja de la prospección: En coaching, mientras más abierto estás en el mercado, menos clientes DE ALTO VALOR llegarán.

De la misma forma… mientras más acotes tu mensaje y tu huella, más clientes de alto valor tendrás.

(Hay gente que dice: Gracias a Dios tengo mucho trabajo… Cuando debería ser Gracias a Dios tengo el trabajo que quiero tenero y también tengo muchos ingresos!, ¿no crees?)

Necesito que comprendas algo: en marketing MENOS ES MÁS,

Yo estoy aquí hoy para hablarte con la verdad,

y para decirte: si estás en serio tratando de construir un negocio como coach o conferencista…

lo primero que tienes que hacer es:

1.- Renunciar a la gente que honestamente no puedes ayudar tanto como a los demás

2.- Definir una huella. Enfocarte solamente en un tipo de persona, mientras más acotado mejor

3.- Definir una estrategia de marca personal que te permita ganar credibilidad y generar autoridad frente a este tipo de personas.

¿Te hace sentido?

Comenta aquí

By | 2017-11-06T04:19:43+00:00 4:11 am|Uncategorized|0 Comments

About the Author:

Presidente Fundador de Conferencistas de Élite Internacional, Socio Director de The Influencer Method Institute y Senior Ambassador de TED Conferences. Coach de alto perfil para Coaches y Conferencistas en posicionamiento personal, marketing y negocios digitales.